Dame 5 minutos y te enseñaré más sobre satisfacción laboral

¿Estás satisfecho con tu trabajo? ¿Insatisfecho? ¿Qué aspectos son los que más te motivan? ¿Necesitas de motivación extrínseca para alcanzar tus objetivos o te motivan más los factores de carácter intrínseco?

apertura-satisfaccion-operadoras

Si has podido responder a todas estas cuestiones te habrás dado cuenta de que la satisfacción laboral es un estado emocional positivo generado por la percepción subjetiva de tus experiencias laborales.

Pero… ¿qué influye en esta percepción subjetiva? Parece obvio pensar que intervienen tanto circunstancias personales como laborales; ya que ambas condicionarán la respuesta hacia los distintos aspectos del trabajo, mediante un balance entre lo que obtenemos y lo que esperábamos obtener; no obstante, serán las características personales las que acabarán determinando los umbrales personales de satisfacción e insatisfacción laboral (Pérez Bilbao y Fidalgo Vega, 1999).

Parece que todo lo anterior justifica que la satisfacción laboral haya sido un aspecto ampliamente estudiado desde que Hoppock, en 1935, desarrollara los primeros estudios sobre este constructo.

Desde entonces, numerosas investigaciones corroboran que la satisfacción laboral es uno de los aspectos que tienen más importancia en el comportamiento organizativo tanto para el trabajador, como para la empresa (Atalaya, 2001). Del mismo modo, las teorías humanistas sostienen que el trabajador más satisfecho es el que satisface el mayor número de necesidades psicológicas y sociales en el trabajo; lo que conllevaría una mayor dedicación en el desempeño de la tarea y quedaría traducido en un mayor rendimiento.

Seguro que habrás oído hablar de los factores intrínsecos y extrínsecos de la motivación pero si no has tenido la oportunidad de saber de qué se tratan, yo te cuento más sobre ellos; sólo tienes que seguir leyendo…

Herzberg, en 1959, formuló su teoría denominada Teoría Bifactorial de la Satisfacción. En ella postuló la existencia de dos factores; intrínsecos o motivadores y extrínsecos o higiénicos. Los motivadores serían aquellos que pueden determinar la satisfacción laboral y que serían consustanciales al trabajo (e.g. su contenido, la responsabilidad, logro, etc.). Los higiénicos son los referidos a las condiciones de trabajo (e.g. salario, seguridad, entorno, políticas de empresa, etc.) que sólo pueden prevenir la insatisfacción laboral, pero no determinar la satisfacción, ya que, como he comentado anteriormente, está determinada por los factores intrínsecos. Por tanto, la insatisfacción estaría generada por los factores higiénicos.

Por tanto, los puntos clave de la teoría bifactoral de Herzberg son los siguientes. Primeramente, que el trabajador posee dos tipos de necesidades: higiénicas y motivacionales. En segundo lugar, si se satisfacen las necesidades higiénicas el trabajador no está insatisfecho, pero tampoco satisfecho. Finalmente, el individuo estará satisfecho en la medida en la que alcance las necesidades de motivación; si éstas no se cubren el trabajador no está satisfecho, pero tampoco insatisfecho. Según esto, si mejoramos las condiciones higiénicas podemos desplazar la insatisfacción del trabajador hasta un espacio neutro, y aumentando los factores motivacionales podemos desplazarlo desde una posición neutra a un estado de satisfacción (García-Izquierdo et al., 2012).

¿Quieres conocer tu nivel de satisfacción laboral? Sólo tienes que cumplimentar la Escala de Satisfacción de Warr, Cook y Wall. Se trata de un breve cuestionario de autoaplicación compuesto por 15 ítems y del que se puede extraer la puntuación global de satisfacción laboral y dos subescalas, una referente a los factores extrínsecos y otra relativa a los intrínsecos. Lo puedes encontrar en la Nota Técnica de Prevención (NTP) 394.

¿A qué esperas?

Anuncios